20 julio, 2022

¿Qué es la astenia veraniega?

Astenia veraniega: ¿En qué consiste esta enfermedad?

Aunque generalmente enfermemos con mayor facilidad en invierno, el verano también trae consigo una bajada de nuestras defensas. Y es que, las intensas olas de calor de esta temporada pueden afectar negativamente a nuestro sistema inmune. De hecho, estos cambios de temperatura pueden provocar un cansancio extremo, conocido como astenia veraniega.

Además de agotamiento, esta enfermedad puede causar que las situaciones más simples se conviertan en grandes retos. Por eso a muchas personas se les dificulta cumplir con sus actividades laborales o mantenerse activos durante el verano. Si bien puede ser confuso, la respuesta probablemente esté relacionada con la astenia veraniega.

Este término se utiliza para referirse al agotamiento crónico ocasionado por las altas temperaturas del verano. La astenia veraniega se caracteriza por la falta de energía y de motivación. A diferencia del cansancio normal, esta no se soluciona durmiendo. De hecho, este tipo de fatiga conlleva trastornos del sueño y puede afectar nuestras capacidades intelectuales.

¿Cuáles son los síntomas de este tipo de fatiga?

Se dice que una persona sufre de astenia veraniega cuando a causa del cansancio no puede realizar actividades que antes hacía con normalidad. Por ello, muchas veces los afectados acuden a consulta médica buscando una respuesta para esta fatiga inexplicable. En vista de la similitud que guarda con el cansancio normal, su diagnóstico es complicado. Así que, presta atención a su sintomatología.  

Aunque sus síntomas son variados, las personas con astenia veraniega generalmente presentan problemas físicos como pérdida considerable de peso y dolores musculares. Así como fiebre, alteraciones del sueño y hasta cardiopatías. Y, a nivel emocional, puede provocar insomnio, ansiedad, depresión e irritabilidad. Ciertamente, es una afección bastante complicada de diagnosticar.

Si bien estos síntomas pueden variar de una persona a otra, lo más recomendable es asistir al médico. En la consulta, el especialista realiza un examen físico al paciente para dar con la causa de la astenia. Además de esta exploración exhaustiva, también se apoya en la historia clínica del afectado. Ahora, para analizar la parte psicológica, es importante conocer el estado mental del paciente, tanto a nivel personal como laboral.

Causas de la astenia veraniega

Como mencionamos anteriormente, por lo general la astenia veraniega se asocia con el sol del verano. Pues, los casos de esta patología son más frecuentes en los meses calurosos del año. Sin embargo, también responde a otros factores. Como, por ejemplo, a problemas personales, familiares o laborales que se manifiesten en forma de cansancio.

De igual modo, la toma de medicamentos, como hipnóticos, antidepresivos, y antihistamínicos, también pueden ser un detonante de esta patología. Incluso, se relaciona con insuficiencia renal crónica, hepatopatía crónica, insuficiencia cardiaca crónica, hipotiroidismo, diabetes y otras enfermedades que pueden provocar un agotamiento extremo.

Ahora bien, ¿cómo podemos combatir la astenia veraniega?

Normalmente, la astenia veraniega dura aproximadamente 20 días y sus síntomas se acrecientan durante la tarde. En algunos casos cuando se asocia con trastornos depresivos, ansiedad y estrés su duración puede alargarse. Si bien no hay un tratamiento fijo para combatir la astenia, podemos hacerle frente mejorando nuestros hábitos alimenticios, practicando actividades físicas y descansando.

Alimentación

Para hacer frente a esta patología, se recomienda evitar el consumo de frituras y alcohol, ya que alteran el funcionamiento del hígado. De igual forma, se aconseja llevar una dieta rica en frutas y verduras, sobre todo aquellas ricas en antioxidantes. Y, por supuesto, no debemos olvidarnos de tomar mucha agua. 

Actividades físicas

Además de cuidar nuestra alimentación es necesario que incluyamos la práctica de actividades físicas en nuestras vidas. Pues, los ejercicios son fundamentales para relajarnos, llenarnos de energía y descansar mejor durante la noche. No obstante, evita la práctica de estas actividades cuando la temperatura sea muy alta, puesto que el calor puede ser contraproducente.

Descanso

Respetar nuestras horas de sueño es fundamental, se tenga astenia veraniega o no. Por ello, es esencial que durmamos entre 6 y 8 horas al día, bajo una temperatura agradable que nos ayude a conciliar el sueño. Así que, procura cuidar los horarios de tu alimentación y descanso. De esa manera evitarás males mayores y ayudarás a tu organismo a regular sus ciclos.

¿Qué sucede si la astenia se vuelve crónica?

Si después de veinte días los síntomas de la astenia veraniega empeoran, entonces probablemente estemos frente a un cansancio crónico. El cuál puede extenderse hasta por seis meses. En esos casos, se recomiendan las terapias conductuales cognitivas y el ejercicio físico gradual.

En todo caso, si consideras que puedes padecer astenia la mejor opción será acudir con un médico. ¡Sé lo más claro posible, y no dejes pasar ningún síntoma por alto!

Artículos relacionados

19 julio, 2022 Descanso

7 min

El descanso activo

¿Qué es el descanso activo? La realización de un ejercicio de intensidad inferior al del entrenamiento habitual es la clave...

Leer más

11 julio, 2022 Descanso

7 min

El burnout

¿Qué es el burnout? En los últimos años hemos escuchado hablar del burnout o síndrome del trabajador quemado. Este síndrome,...

Leer más