4 mayo, 2022

Hábitos para contribuir a la sostenibilidad ambiental

5 tips para contribuir a mejorar el medioambiente

El cambio climático está en nuestras manos, ¡únete!

Actualmente, la conservación del medioambiente es una de las mayores preocupaciones para la población, gobiernos y empresas, por eso es tan importante que cada agente social ponga su granito de arena para frenar la degradación de nuestro planeta.

La Tierra se está deteriorando a pasos agigantados, el plástico invade los océanos, los animales pierden su hábitat y los cambios climáticos provocan graves periodos de sequía. La naturaleza sufre con cada acción del ser humano, no es indestructible, por eso es importante ser consciente de cuáles son aquellas acciones que tienen un impacto en el ecosistema y buscar alternativas sostenibles.

¿Cómo disminuir nuestro impacto en el planeta?

Aunque pueda parecer una tarea complicada, minimizar el impacto de nuestra actividad cotidiana en el medioambiente es muy sencillo, tan solo requiere incorporar una nueva serie de rutinas. Son pequeños gestos diarios que marcan la diferencia.

  1. Usar el transporte público

Aunque a raíz de la pandemia de coronavirus se ha incrementado la modalidad de teletrabajo, todavía es necesario usar algún tipo de medio de transporte para ir a la oficina o para otras actividades. Una buena manera colaborar con el medioambiente, ahorrar dinero en combustible y evitar el estrés de los atascos es moverse en transporte público como el metro, el tren o el autobús. 

Podrás viajar cómodamente sin tener que preocuparte por el tráfico y ocupar ese tiempo a leer un buen libro, con lo que estarás ganando tiempo para dedicarte a ti mismo. Si te decides por moverte en bicicleta, además, estarás haciendo deporte y mejorando tu salud.

Otra forma de minimizar el impacto del tráfico en el planeta es compartir vehículo con compañeros de trabajo o usar alguna plataforma para compartir coche en el caso de que hagas un viaje de media o larga distancia. O también, si tienes la posibilidad, una gran opción para la movilidad sostenible son los coches eléctricos, los que podrás recargar mientras entrenas tu felicidad en GO fit.

2. Ahorrar en el consumo de agua

Una de las formas más fáciles que tenemos de ayudar al medioambiente es controlar el consumo de agua que se hace en casa. Acciones como cerrar el grifo mientras nos duchamos, lavamos la vajilla o nos lavamos los dientes pueden ahorrar cientos de litros de agua al día. 

Cada año experimentamos las graves pérdidas que ocasiona la sequía, por eso hay que ser conscientes de que el agua potable es un recurso muy preciado y de que hay que hacer un uso racional del mismo.

También puedes reutilizar el agua que gastas para cocinar, en el riego de las plantas, a las que además les aportarás nutrientes. 

Además, el agua bien tratada contiene grandes beneficios tanto para nuestra salud como para la del planeta, por eso, en nuestros centros apostamos por piscinas sostenibles.

3. Reutilizar y reciclar

Los alimentos y otros productos que usamos cada día suelen llevar un envoltorio de plástico, sin embargo, aunque la mayoría de esos envases de plástico se pueden reciclar, es mejor decantarse por comprar productos que no estén envasados o elegir aquellos que estén fabricados con cristal, madera, bambú o cartón reciclado.

Es importante que en casa se disponga de varios cubos de basura para que se puedan separar los desperdicios y sea más fácil reciclar esos residuos. Cartón, cristal, orgánico, latas, plástico…son materiales que pueden reutilizarse para reducir la contaminación. En nuestros cubos de reciclaje que encontrarás en los centros puedes contribuir a ello.

Por otro lado, una buena manera de usar menos envases es comprar a granel, en este tipo de tiendas puedes llevar tu propio recipiente y rellenarlo de aquellos productos que necesites como legumbres, cereales, detergentes, frutos secos, artículos de higiene personal como gel o champú, etc. 

4. Eficiencia energética de los electrodomésticos

A la hora de adquirir o renovar los electrodomésticos hay que fijarse en la certificación energética que tienen, ya que dependiendo de esa clasificación sabrás cómo son de sostenibles. La clase A+++ es la mejor, por lo que debes optar por comprar electrodomésticos que vengan marcados con esa etiqueta. Aunque a priori pueden parecerte más caros, es una buena inversión, ya que lo compensarás con la factura de la electricidad. Otras de las medidas para gastar menos es usar luces LED, que consume mucho menos que una bombilla tradicional. 

Si tienes la posibilidad de instalar paneles solares en tu hogar es una magnífica opción para usar una energía renovable como el sol, que además, es muy abundante en España. Actualmente, dispones de subvenciones que te ayudan a sufragar su instalación. Aunque es un desembolso económico importante, se amortiza en pocos años.

5. Economía colaborativa

Este tipo de modelo económico se basa en que los usuarios reutilizan bienes y servicios aprovechando las nuevas tecnologías. Para formar parte de la economía colaborativa puedes vender, prestar o poner en alquiler un producto o por el contrario puedes comprar, tomar prestado o alquilar ese producto.

Esta forma de negocio está siempre evolucionando y suele hacerse a través de páginas webs o aplicaciones móviles que funcionan como plataformas que ponen en contacto a los usuarios y consumidores. 

Algunos ejemplos de economía colaborativa se pueden encontrar en el alojamiento (alquilando una vivienda particular), transporte (compartiendo coche), objetos de segunda mano o restauración (comprando packs de alimentos perecederos).

Artículos relacionados