1 enero, 2022

Consejos para una Navidad más sostenible

Cómo celebrar unas fiestas más solidarias y responsables con el planeta

¡Ya está aquí la Navidad! Unas fechas muy especiales en las que juntarnos con nuestra gente y vivir en comunidad la magia que envuelve estas fiestas. Un momento para disfrutar de las comidas, regalos y planes invernales y, aún más, si nos proponemos hacerlo de forma sostenible, ayudando a concienciar a nuestros allegados de lo fácil y gratificante que puede ser cuidar del planeta y ser solidarios con nuestra sociedad.

La Navidad suele suponer un gran aumento del consumo, con especial relevancia de todos aquellos productos de decoración usar y tirar o de regalos que no tardarán en acumular polvo en nuestras casas. Además de la incidencia que suponen las abundantes comidas, la iluminación o el aumento de la calefacción en un intento de que nada falle en unas fechas tan queridas.

¿Hay alternativa?

¡Claro que sí! Disfrutar de unas navidades más sostenibles es mucho más fácil de lo que pudiera parecer, y para lograrlo os traemos algunos sencillos consejos:

  • Regala momentos compartidos y experiencias culturales. Cuando pensamos en nuestros mejores recuerdos, la mente nos suele ofrecer instantes vividos con nuestra gente más cercana antes que cualquier producto o regalo material que hayamos recibido. Regalar experiencias lúdicas y culturales no solo es una opción que será muy valorada, sino que además evitará el gran impacto que tiene la fabricación, transporte y uso de muchos de los productos regalados en estas fechas.
  • Decoración sostenible: cuidar y reutilizar la decoración navideña para poder disfrutar cada año de ella es una muy buena opción, a lo que podemos sumar pasar un buen rato, especialmente con las y los más pequeños, haciendo nuestros propios adornos con materiales que ya tengamos en casa logrando una decoración única.
  • Sé solidario: en un mundo con tantas desigualdades compartir es fundamental para mejorar la vida de otras personas y dar una nueva vida a todas aquellas cosas que ya no utilizamos. Donar comida, ropa, juguetes o comprometernos económicamente o con nuestro tiempo con alguna causa justa es el mejor regalo que puedes hacer(te) por Navidad.
  • Menú saludable y sostenible: las navidades suelen ser un mal ejemplo del impacto de nuestra dieta, comiendo demasiado, sin mucho cuidado y tirando grandes cantidades de comida en buen estado. Pero tenemos la opción de ser un ejemplo en positivo ajustando nuestra compra a nuestras necesidades reales y tratando de que los productos sean de temporada, de proximidad y con una mayor cantidad de productos frescos y vegetales reduciendo de esta manera los procesados y cárnicos.
     

Disfrutar de unas navidades sostenibles es muy fácil, ¡propóntelo!

¡La sostenibilidad también se entrena!

Artículos relacionados