2 agosto, 2021

Enfócate en la técnica, haz valer cada repetición

Calidad sobre cantidad, la clave del éxito

La importancia de la técnica en el entrenamiento.

La técnica en el entrenamiento es de vital importancia, tanto para deportistas profesionales como para principiantes. Realizar ejercicios sin conocer bien la técnica adecuada de los mismos puede derivar en serias lesiones. Es muy común que intentemos levantar más peso del que su cuerpo puede resistir, o entusiasmarse con yoga y querer hacer posturas más avanzadas y complejas en poco tiempo. En ambos casos, se corre el riesgo de sufrir lesiones serias en músculos, articulaciones e incluso huesos o producir contracturas muy molestas y difíciles de tratar. 

Lo dice la ciencia…

¿Por qué hablamos entonces de enfocarnos en la técnica haciendo valer cada repetición? Porque a través de la repetición de un movimiento en el tiempo, se produce lo que se conoce como aprendizaje motor. El sistema nervioso central y periférico intervienen en este proceso de aprendizaje de técnica deportiva, lo que se conoce como memoria muscular. Por eso, hay que darle tiempo al cuerpo para que logre incorporar a su memoria muscular la automatización de los movimientos, para que pueda realizar los ejercicios de forma segura. 

Algunas otras cuestiones que pueden influir en errores en la técnica, más allá del desconocimiento, son el cansancio y la mala alimentación. Para ello hemos escrito algunas notas con consejos para descansar y nutrirte de forma correcta y potenciar los efectos del entrenamiento. 

Es muy importante, a la hora de entrenar, hacerlo de la mano de profesionales que puedan acompañarte en el proceso y guiarte para que puedas progresar gradualmente hasta alcanzar tu máximo potencial, disfrutando del proceso y evitando lesiones en el camino. 

Perfecciona tu técnica, evita estos errores 

Vamos a hablar de algunos errores comunes a la hora de entrenar que pueden poner en riesgo tu salud en el corto, mediano o largo plazo.

  1. Exceso de velocidad: realizar ejercicio físico no es una carrera en la que tienes que apresurarte para ganar. Por el contrario, para poder llevar a cabo los ejercicios de forma adecuada, es vital hacerlos despacio, especialmente al principio, prestando atención a cada movimiento y a tu postura al hacerlos. De esta forma, ayudas también a tu cerebro a concentrarse en aprender los movimientos para que eventualmente los puedas hacer de forma más automática. 
  2. Exceso de peso: este es otro error que puede acarrear problemas complejos ya que es muy común ver a las personas querer levantar más peso del que deberían según su preparación física y condiciones. Como consecuencia, los movimientos se realizan con una mala postura, haciendo incluso más fuerza de la que se debería si se ejecutara de forma correcta. 
  3. Falta de energía: entrenar estando cansado es realmente contraproducente. Si estás en un día en el que te sientes cansado física o mentalmente, es mejor salir a caminar o correr un poco en lugar de forzar al cuerpo a realizar ejercicios complejos cuando lo que necesita es descansar y despejarse. El entrenamiento requiere de tu máxima concentración, especialmente para ejecutar los movimientos de forma adecuada. 
Entrena tu técnica

Consejos finales para dominar la técnica

Como ya hemos visto, no se aprende a entrenar de un día al otro. Al cuerpo le lleva su tiempo incorporar movimientos y el progreso se da poco a poco. Es fundamental ser paciente y respetar tus propios tiempos individuales para poder progresar de forma sostenida y evitar lesiones. Para ello, te dejamos algunos consejos finales que te acompañarán en el camino hacia una vida más saludable.

  1. Entrada en calor: no des por sentado el momento del calentamiento. Debes prepararte para el esfuerzo físico al menos 15 minutos antes del entrenamiento. De esta forma, estarás más flexible y listo para encarar los desafíos del día. 
  2. Aunque suene reiterativo, no subestimes el poder de la repetición a la hora de aprender un movimiento o ejercicio. Antes de realizar una prueba con fuerza, repite el movimiento muchas veces para asegurarte de estar haciéndolo de forma correcta. Es el único camino para que se dé un aprendizaje motor adecuado sin exponerte a lesiones. 
  3. Ponte en manos de un profesional: los entrenadores y preparadores físicos de todos nuestros centros están capacitados para guiarte en el camino y evitarte contratiempos. Y además, también desde gofit.tv puedes acceder a un entrenador profesional desde la comodidad de tu casa, que te ayudará a personalizar tu entrenamiento y evaluar tu estado físico y tus posibilidades.
  4. No te olvides del enfriamiento: así como le dedicaste unos minutos a entrar en calor, intenta cerrar tu sesión de entrenamiento con por lo menos 10 minutos de enfriamiento. De esta forma ayudarás a tu cuerpo a volver a su estado de calma de forma suave y natural. Algunas opciones para esta parte final de tu sesión son: caminar (sin forzar la marcha), estirar los músculos enfocándote en los que más trabajaste, hacer algunas posturas de yoga y respirar de forma consciente

Recuerda que la felicidad se entrena pero que nadie se vuelve experto en nada de la noche a la mañana. Enfócate en algunos ejercicios y repítelos una y otra vez hasta que te sientas listo para pasar al siguiente desafío.

Tags

Artículos relacionados