20 noviembre, 2019

Claves para entender el etiquetado nutricional

Aprende a interpretar la información de las etiquetas nutricionales

La próxima vez que vayas al supermercado, tómate un tiempo para leer las etiquetas nutricionales, será una garantía para tu salud.

Aprender a interpretar la información de las etiquetas nutricionales no es fácil, ya que no suelen mostrar de forma clara y entendible cómo están elaborados los productos que las contienen.

Pero no te preocupes, el equipo de nutrición de GO fit te ayuda a descifrar los etiquetados nutricionales, a través de la lista de ingredientes y la información nutricional.

Los ingredientes aparecen ordenados de más a menos, es decir, el primer ingrediente es el de mayor contenido dentro del producto.

Información Nutricional

  • En este apartado se encuentra la información sobre lo que el alimento le aporta a tu cuerpo. Se da en porciones de 100 g si son alimentos sólidos o 100 ml si son alimentos líquidos.
  • El valor energético: las calorías son la suma de los tres nutrientes: grasas, hidratos de carbono y proteínas. Por lo que es un error solo mirar las calorías. Es más importante mirar que esas calorías no vengan por ser un exceso de azúcares o de las grasas
  • Un producto que aporte más de 200 calorías por 100g es un producto bastante calórico, por el contrario, un producto cuyas calorías no superen las 100 por 100g se considera de baja densidad calórica.

Hidratos de carbono

Ten en cuenta que la ingesta de carbohidratos debe ser en torno a 55%. Los azúcares también son hidratos de carbono simples.

Macarrones con pesto

Si tu dieta, por ejemplo, es de 2.500 calorías diarias, tu ingesta de carbohidratos debe ser de 1.375, es decir, 345g.

Fibra

Hay que destacar que, si su primer ingrediente es “harina de trigo enriquecida”, este producto está hecho con harina refinada. En el caso de que aparezca como primer ingrediente “harina integral” mira los gramos de fibra que aporta.

Tostada de aguacate

Para que un producto sea rico en fibra, debe contener 10g o más por cada 100g de producto.

Grasas

Por lo tanto, en el ejemplo anterior de una dieta de 2.500 calorías se debe consumir en torno a 80 g de grasa.

Helado de pistacho
  • Un alimento es bajo en grasa si: no contiene más de 3g de grasa por cada 100g en el caso de los sólidos o 1,5 ml por 100 ml en el caso de los líquidos (1,8g para la leche).
  • Un alimento es alto en grasa si: contiene más de 15 g por 100 g de producto en el caso de las grasas saturadas que son las “malas”.
  • Sin grasa: no contiene más de 0,5g de grasa por 100g o 100ml.

Proteínas

Las proteínas aportan como mínimo el 12% del valor energético del alimento.

Poke salad de salmón

Para que un alimento sea de alto contenido proteico debe aportar como mínimo 20% del valor energético del alimento.

Sodio/sal

  • Bajo contenido de sal: No contiene más de 0,12g de sodio por 100g o 100 ml. En el caso de las aguas este valor no deberá ser superior a 2 mg de sodio por 100 ml.
  • Alto en sodio: Un alimento es alto en sodio si contiene 1,25g o más por 100g.
Tortilla de espinacas

Vitaminas

Este es un dato opcional, solo pueden ponerlo si la dosis de vitaminas o minerales aporta el 15 por ciento de la cantidad recomendada a diario.

Azúcares

Todo lo que acabe en “osa” -maltosa, dextrosa, sacarosa, glucosa- le está aportando azúcar al alimento, así como la miel de malta, jarabe de malta o siropes.

Bowl platano con chía y kiwi

Atento con los alimentos “ligth”, ya que eliminan parte de la grasa, para disminuir las calorías, pero suelen añadirles con azúcar.

Recuerda que la mayoría de los productos envasados, empaquetados, enlatados o precocinados llevan ingredientes que no favorecen a tu salud. Por eso, tómate tu tiempo para leer las etiquetas, es importante saber qué le estás dando a tu cuerpo.

¡Vive más  y mejor con GO fit!

Artículos relacionados