7 abril, 2021

¿Es compatible una pequeña siesta con el entrenamiento?

Los beneficios del «Power Snap»

Un pequeño descanso previo antes de tu entrenamiento

Muchas veces durante nuestra experiencia deportiva, nos focalizamos más en cuánto debo entrenar que en cuánto debo descansar, y la realidad, es que la única forma de conseguir tus objetivos reales es que tu entrenamiento y tu descanso estén igual de bien programados y seas igual de “exigente” en ambos.

Hoy queremos hablar del “Power Snap”, que es la terminología que usamos actualmente para referirnos a un sueño reparador, comúnmente conocido como siesta, en España.

Practica ejercicio tras un breve descanso

El Power Snap es un sueño de entre 15 a 20 minutos, no más, unos 30-40 minutos antes del entrenamiento de intensidad. Este pequeño descanso tiene múltiples efectos positivos en tu organismo, tanto fisiológicos como psicológicos.

  1. Una manera fácil de conseguir un poco de relajación y reducir la fatiga mental: Entendamos que uno de los factores determinantes para tu entrenamiento es tu capacidad de concentración, y esta se verá alterada si no consigues mantener la atención sobre el entrenamiento, o dicho de otra forma, si estás alterado por factores externos que no forman parte del entrenamiento. Cuando te sientes “despistado” o despistada” tu motivación baja y tu fatiga mental aumenta, el Power Snap te puede ayudar a mantener la concentración durante todo tu entrenamiento.
  2. Reduzca el estrés y la pertuvación después de una noche corta. De la mano del punto anterior, por estrés, ansiedad, conexión digital… Nuestras noches son cada vez más cortas, la calidad y la cantidad de sueño es mucho más reducida en la sociedad actual. Esto, además de problemas a largo plazo, obviamente influye en tu estado de ánimo y por supuesto, en tu entrenamiento. Es fundamental mantener la motivación para conseguir resultados, y el estrés es el enemigo número uno de esto. Por ello, se vuelve vitar usar todo tipo de estrategias para reducirlo, siendo el Power Snap una de ellas.
  3. Invertir el impacto hormonal: Todo lo que ocurre en el cuerpo humano se regula a través de las hormonas y si observamos con atención los dos puntos anteriores, entenderemos que afectan directamente a nuestro sistema hormonal, disparando hormonas “negativas” como cortisol. Tomarte este pequeño descanso puede ayudar a regular la producción de estas hormonas y contribuir a un proceso hormonal más normal.
  4. Restaurar tu foco y ayudar a promover el aprendizaje: Algo fundamental en el entrenamiento es tu capacidad de “aprender movimientos” y este proceso se vuelve tedioso, incluso imposible, si la fatiga mental es elevada. Seguro que alguna vez te has “sentido torpe” y no os aseguramos que no es que no supieses realizar el movimiento, si no que era tal el nivel de fatiga psicológica, que deriva en fatiga muscular, el Power Snap puede ayudar a reducir estas sensaciones y mejorar tu capacidad de aprendizaje técnico.
  5. Cafeína antes de dormir: aunque parezca contradictorio, la bibliografía denota que una ligera ingesta de cafeína previa al Power Snap (150mg máximo), puede facilitar todos los aspectos antes nombrados.
Correr tras una pequeña siesta

Como vemos, dentro de todas las estrategias de reducir fatiga y/o recuperación, el Power Snap se debe de contemplar como una de ellas, por su facilidad y sus múltiples beneficios.

Artículos relacionados