Accede al área de abonados

Tips nutricionales para protegerte de las altas temperaturas

Que el calor no sea un problema, ¡el verano te necesita al 100%!

  • 12
  • JUL

¡Disfruta de un verano sin preocupaciones!

Dale a tu alimentación la importancia que tiene, también en verano.

Con el verano llegan las altas temperaturas. Debes tener en cuenta que tu alimentación es clave para poder combatir los efectos de un mercurio que no deja de subir y sus posibles complicaciones, como la deshidratación o los golpes de calor.

En este sentido, es importante conocer qué alimentos o preparaciones pueden ayudarte a hacer más llevadera esta estación, especialmente en el caso de los grupos más sensibles a esta época del año: los niños y las personas mayores.

A continuación, te dejamos unos consejos muy sencillos que pueden hacer de la alimentación vuestro gran aliado contra el calor:

 

  1. Incluye alimentos cuyo principal ingrediente sea agua

Frutas y verduras, preferiblemente nacionales y de temporada: melón, sandía, cerezas o pepino.

Los platos coloridos y llenos de vegetales son un perfecto aliado para llevar una alimentación equilibrada y lo más variada posible.

 

  1. A nadie le gusta pasar calor entre ollas y fogones, opta por preparaciones en frío

Las ensaladas completas, cremas, hummus o gazpacho son una opción ideal para incluir alimentos de todos los grupos en un mismo plato completo y nutritivo.

 

  1. Incluye condimentos, aliños y salsas ligeras

Te ayudarán a hacer las preparaciones más amenas y variadas sin hacerlas pesadas, como salsa de yogur, mostaza en grano o vinagreta de cítricos.

 

  1. No esperes a tener sed para beber agua

Ayúdate con opciones variadas como infusiones frías o preparados de agua con fruta (fresas, limón, hojas de menta o hierbabuena).

Es especialmente importante tener en cuenta la hidratación si vamos a realizar ejercicio físico, ya que, estás expuesto al sol por largos periodos. Además, hay que estar especialmente pendientes si nos acompañan niños y ancianos, ya que pueden tener el reflejo de la sed disminuido o no ser conscientes de la necesidad de hidratarse de forma continuada.

 

  1. Prepara helados caseros sin azúcar añadido

Son un snack ideal entre horas, te ayudan a tomar fruta de forma más amena y además son muy refrescantes. Solo necesitas congelar fruta (plátano, frutos rojos, etc.) y batirla con yogur, queso fresco o yogur de soja. Puedes añadir una cucharadita de miel si quieres endulzarlos un poco más y ya tienes listo un helado casero, saludable y facilísimo.

 

  1. Evita las comidas copiosas

Opta por pequeñas tomas más ligeras que te ayuden a facilitar el proceso digestivo, a mantener un buen estado de hidratación y a seguir con tus actividades sin sentirte fatigado.

 

  1. Aumenta el consumo de pescado en lugar de carne

Su contenido en agua es mayor y las preparaciones suelen ser más ligeras. Además, en el caso del pescado azul, su contenido en omega 3 favorece la circulación mejorando los típicos problemas de retención de líquidos y pesadez de piernas en verano.

 

  1. Aumenta el consumo de alimentos ricos en antioxidantes

Especialmente con una concentración elevada de vitamina C como cítricos, pepino o tomate. Al estar más expuestos al sol nuestra piel puede secarse, resentirse o incluso descamarse. Aunque la protección solar es fundamental en esta época, una alimentación rica en esta vitamina puede ayudarte a favorecer la regeneración celular. Además, evitarás caer en los tradicionales resfriados debidos a los cambios bruscos de temperatura.

 

Una buena alimentación puede hacer mucho por tu salud. ¡El verano te necesita al 100%!

Publicado por:
  • Comer bien
  • Nutrición
  • nutricionista
  • Salud
Relacionadas

Error